Dmitri Hvorostovsky

Dmitri Aleksándrovich Jvorostovski (en ruso Дми́трий Алекса́ндрович Хворосто́вский; 1962, Krasnoyarsk) – es un barítono ruso.

Desde que ganó el concurso Singer of the World en Cardiff, venciendo al galés Bryn Terfel ha desarrollado una brillante carrera que lo ha llevado a actuar en los principales teatros y salas de conciertos del mundo.

Se ha presentado en las grandes casas líricas del mundo como el Met de New York,La Scala de Milán y el Teatro Colón de Buenos Aires donde cantó La Favorita en 1995 y Eugenio Onegin en 1997.

Posee una voz de gran amplitud y facilidad para los graves, excelente planta escénica y ha basado su repertorio principalmente en obras rusas e italianas. Sus roles principales son en las óperas Eugenio Onegin, La dama de picas, Guerra y paz, El demonio, Don Giovanni, Las bodas de Fígaro, Carmen, La Traviata, Il Trovatore, Simón Boccanegra, y Rigoletto.

dmitri-hvorostovsky-2

En este video interpreta el famosísimo aria de “Il barbiere di Siviglia” de Gioachnno Rossini “largo al factotum”, disfrutad de esta voz cargada de matices:

María Callas

Hoy hace 36 años que nos dejó la soprano griega María Callas, gran músico, artista, mujer… y además así de guapa:

callas07

 

Ana María Cecilia Sofía Kalogeropoúlou (en griego Άννα Μαρία Καικιλία Σοφία Καλογεροπούλου) (Nueva York, 2 de diciembre de 1923 – París, 16 de septiembre de 1977), conocida como María Callas, fue una soprano griega nacida en Estados Unidos, considerada la cantante de ópera más eminente del siglo XX. Capaz de revivir el bel canto en su corta pero importante carrera, fue llamada (como antes la célebre Claudia Muzio) «la Divina». Su nombre está asociado en la memoria colectiva a Aristóteles Onassis, el gran amor de su vida.

El debut de Maria fue en febrero de 1942, en el Teatro Lírico Nacional de Atenas, con la opereta Boccaccio. El primer éxito lo tendría en agosto de 1942 con Tosca, en la Ópera de Atenas.

Sus éxitos no fueron muchos hasta que la quiso escuchar Edward Johnson, el director general del Metropolitan Opera House, quien le ofreció inmediatamente los principales papeles en dos producciones en las temporadas de 1946–1947: Fidelio, de Ludwig van Beethoven, y Madama Butterfly, de Giacomo Puccini. Para sorpresa de Johnson, Maria rechazó los papeles: no quería cantar Fidelio en inglés, y consideraba que el rol de Butterfly no era el mejor para su debut en América.

En 1949, Maria Callas conoció a Giovanni Meneghini con el que se casó. Giovanni Meneghini junto a Tullio Serafin guiaron su carrera. Estuvieron diez años casados.

Hizo su debut en La Scala de Milán en 1950 con la representación de Aida. Su primera aparición en Nueva York fue en 1956 representando la ópera de Bellini Norma, un papel que se convirtió en su especialidad.

Maria Callas estuvo siempre muy interesada en revitalizar aquellas óperas que habían sido olvidadas, representando obras olvidadas de Cherubini, Gluck, Haydn y Spontini. Trabajó con algunos de los más importantes directores de escena y orquesta del momento, destacando Luchino Visconti, Leonard Bernstein, Carlo Maria Giulini y Herbert von Karajan. También desarrolló una gran relación musical con gran cantidad de cantantes, principalmente con el tenor Giuseppe di Stefano y el barítono Tito Gobbi, apareciendo con mucha frecuencia en escena y en grabaciones. Maria Callas era extremadamente autocrítica y temperamental por lo que tenía frecuentes altercados con empresarios y directores de los teatros.

En 1959, Maria Callas conoció al naviero griego Aristóteles Onassis, abandonando a su marido Giovanni Meneghini. Tuvo un breve retiro durante esta relación pero cuando volvió de nuevo a escena, su voz evidenciaba signos de decaimiento. En 1965, realizó su última representación operística con Tosca en el Covent Garden de Londres. En ese momento tenía 41 años. Tres años más tarde, Aristóteles Onassis dejó a Maria Callas por Jacqueline Kennedy.

Durante la última década de su vida, vivió prácticamente recluida en París. Realizó pequeñas apariciones con di Stefano e impartió una serie de clases maestras en el Juilliard School de Nueva York entre los años 1971 y 1972. Murió en París el 16 de Septiembre de 1977. La causa de su muerte nunca estuvo totalmente determinada.

Aquí está en 1958 cantando “Casta Diva” de la ópera Norma de Vincenzo Bellini, incomparable y bellísima, siempre estará viva:

Piezas favoritas

“Que faró senza Euridice” de Gluck, de la ópera Orfeo y Euridice, por Janet Baker. Una de las arias más bellas escritas.

“Der Tod und das Mädchen” de Schubert por la contralto Marian Anderson, una grabación muy antigua.

“Vesti la giubba” de Leoncavallo, de la ópera Pagliacci, por el incomparable Luciano Pavarotti

Recomendaciones

 

Cursos de verano para cantantes y repertoristas ofertados por la escuela superior de canto de Madrid, por si son del interés de alguien aquí dejo en enlace a la página:

http://aaescm.com/iv-cursos-internacionales-escuela-de-verano-2013/cursos/

Como curiosidad:

cantar opera

Escuchad a esta mezzo-soprano sueca, Malena Erman

Y la sensualidad y belleza de esta soprano lituana, Anna Netrebko, os la recomiendo